Reseña Historica

El Liceo Javier es una institución educativa fundada en 1952, ubicada en la ciudad de Guatemala, dirigida por la Compañía de Jesús. Se imparten clases desde Maternal (3 años) hasta V Bachillerato en Ciencias y Letras. Desde sus inicios era un establecimiento escolar para varones, sin embargo, a partir del año 2000 inició a ser un colegio coeducativo ( Hombres y Mujeres) . La historia del Liceo Javier ha caminado al lado y en sintonía con la historia nacional y religiosa de Guatemala. Se distinguen, en este sentido, cinco períodos claramente diferenciados:Orígenes Consolidación Prueba Renovación Respondiendo con originalidad y eficacia a las nuevas demandas del nuevo siglo
#

Visión

Ser una comunidad educativa con inspiración ignaciana, que forma agentes de cambio, promotores de la fe y la justicia, comprometidos en el mejor servicio a los demás.

#

Misión

Evangelizar y formar integralmente desde las características de la educación de la Compañia de Jesús, personas conscientes y competentes que contribuyan a la construcción de una sociedad donde se vivan los valores cristianos.

#

Objetivo General

Desarrollar las competencias de los miembros de la comunidad educativa desde el carisma ignaciano para lograr la misión del Liceo Javier.

#

Nuestro Concepto de Calidad

Formamos hombres y mujeres que desarrollan las competencias fundamentales para la vida, inspirados en el carisma ignaciano; y que son modelo de valores cristianos para transformar la realidad de injusticia.

Nuestra casa

El Colegio nace de un modo un tanto críptico, en tono menor, como escondiéndose, a comienzos de los años ’50, porque la Iglesia guatemalteca vivía tiempos de anticlericalismo y control estatal, con decreto presidencial que prohibía la entrada al país a los jesuitas.
Pero, a mediados de los años '50, la Iglesia guatemalteca recobra su libertad y con ella, readmiten oficialmente en el país a los jesuitas y sale a plena luz el Colegio, con el nombre del Liceo Javier. A partir de entonces, se desarrolla y se consolida.
El terremoto de 1976, que destruye parcialmente la infraestructura del Colegio, presagia la crisis y la prueba por la que pasará el Liceo Javier, por intentar seguir la línea aoficial de la Iglesia latinoamericana que, fiel al Vaticano II, se lanza a la proyección social optando preferencialmente por los pobres, promoviendo la justicia como parte integrante de la fe cristiana. La Iglesia es mal interpretada y perseguida en este afán evangélico. A la Compañía de Jesús y al Liceo Javier en particular le salpicó parte de esa incomprensión.
Con la caída del muro de Berlín y del Comunismo histórico, cayeron también gran parte de los prejuicios en torno al trabajo de la Iglesia Católica y de los jesuitas, y así el Colegio pudo libremente expandirse académica y cristianamente, ofreciendo en la actualidad un servicio reconocido y aceptado por la sociedad guatemalteca.
En realidad como dice el adagio latino “nihil est novum sub sole” (“nada hay nuevo bajo el sol”); todo lo mucho que el Colegio ha programado y ejecutado durante este último decenio, es en gran parte, fruto del trabajo de muchos y abnegados “educadores” que lograron construir durante 50 años un Liceo Javier de gran calidad y prestigio, y que además fueron sembradores (jesuitas y laicos), que prepararon la tierra fértil, y esparcieron las semillas que como utopías se formulaban ya en el Plan de Colegio Experimental, que preparaba y presagiaba el futuro. La novedad creativa está tanto en formular nuevas ideas y proyectos como en hacerlos vida con sabiduría y “fidelidad creativa”. En las páginas de la publicación conmemorativa a los 60 años de vida del Colegio: “Breve historia del Liceo Javier de Guatemala en el 60º. Aniversario de su Fundación (1952-2012)”, se describe gran parte de las innovaciones del Colegio en esta década, integrándolas en 8 “Ámbitos de Calidad” o Capítulos, cuyo contenido les invitamos a conocer a través del siguiente enlace: Breve Historial del Liceo Javier 1952-2002